El vibrador de los chinos produce cáncer

Hay muebles, pero no es la feria del interiorismo. Está repleta de juguetes y videojuegos, pero no es el mercado del ocio infantil.Se pueden encontrar prendas de cuero, pero no es una exposición de pieles.

Y hay agencias de viajes, pero no, esto no es para nada Fitur. Porque en Exposex, como su propio nombre indica, lo que importa es el tamaño, la profundidad, el grosor, la duración, el olor, la cantidad… pero de otros aspectos. Desde ayer y hasta el miércoles, La Cubierta de Leganés acoge la primera feria de Madrid dedicada a las artes amatorias: pornografía, vibradores, pintura erótica, fetichismo, gastronomía, programas informáticos y, por supuesto, actuaciones en vivo.

La feria, amadrinada por la ex actriz porno Celia Blanco, arrancó con la presentación del libro de Eva Roy Mi lado más hardcore, un estudio a pie de cama sobre los entresijos del porno. También se anunciaron los premios de novela y cine porno (este último, denominado Istar), las conferencias y mesas redondas (moderadas por Blanco), los ciclos específicos, los encuentros entre profesionales para fomentar el mercado de… «¿Quieres que te la mida?»

Ah, bueno, y como recordaban dos enfermeras itinerantes, el concurso Sexómetro, patrocinado por una empresa de enlarge your penis y que pretende encontrar «el pene más grande de España». El premio, 1.000 euros en metálico y la posibilidad de convertirse en un porno-star.

El principal reclamo para los asistentes a la feria es la posibilidad de ver rodajes en vivo como el de la foto de arriba. Los onanistas se apiñaban ayer con sus cámaras para no perderse ni un detalle de duelos interpretativos como el que mantuvieron Ramón Nomar y Mya Diamond. Tras las actuaciones, la posibilidad de hablar con ídolos e ídolas y (trago de saliva, sudor), hasta sacarse una foto con ellos/as.

En cuanto a los artilugios expuestos, hay para dar y tomar, nunca mejor dicho. Desde pastillas para aumentar el volumen de las eyaculaciones hasta vibradores con forma de tiernos animalitos, pasando por tangas comestibles con caramelos y la pastelería cachonda. Dentro de este sector, destacan varios expositores.

El primero, el local SR (calle Pelayo), especialista en látigos, máscaras, vestidos y ropa interior de cuero, fabricada por la propia tienda. También se pueden adquirir potros de tortura, cepos y jaulas (también de fabricación propia), bombas de vacío (increíbles efectos) y aparatos de descargas eléctricas. Igualmente epatante resulta el stand de S-art, donde el artista Michael muestra sus creaciones para producir dolor (exquisitos látigos, suelas de zapatilla para pegar como mamá, ganchos metálicos), hace demostraciones sobre como atar con nudos marineros y vende DVDs de parafilias como las pony-girls (carros tirados por jinetes humanos). Todas estas diversiones cuentan con un escenario específico dedicado al dolor.

Por último, La Juguetería, local madrileño especialista en utensilios sensuales, se desmarca del resto de expositores con lo último en alta tecnología erótica y propuestas sexuales. Es el caso de los estimuladores Lily, pequeño prodigio del diseño sueco con 27 velocidades que se recarga cual móvil.

O del vibrador de lujo de la diseñadora Shiri Zinn (con cristales de Swarowsky y todo). O de los cursos de la universidad del sexo o de los productos de sus amigos El placer es nuestro, una empresa que tan pronto hace un mecano de juguetes eróticos (miles de posibilidades con bolas y palos de acero quirúrgico) como muebles diseñados específicamente para entregarse a la «pequeña muerte», como dicen los franceses.

Anuncios

Parches que eliminan la celulitis

Eficacia visible y resultados inmediatos son conceptos cada vez más presentes en el argumentario de la cosmética de última generación. Y es que el auge de la medicina estética con sus potentes resultados, rápidos y naturales, está exigiendo, sin proponérselo, el máximo rendimiento a los productos de uso doméstico, que responden con nuevas vías para alcanzar el corazón mismo de la piel.

Un ejemplo de esta evolución son los parches, “cuya tecnología se utiliza desde hace tiempo en medicina para la administración precisa de fármacos, cuando se busca que atraviesen la dermis y lleguen al torrente sanguíneo”, explica Cristina García Millán, dermatóloga del Grupo Pedro Jaén.

Cuando la piel se cubre con un parche, se produce un efecto invernadero que evita la evaporación de la humedad natural, de manera que los principios activos en contacto con ella son absorbidos de manera directa y eficaz hasta la dermis, donde se encuentran el colágeno y la elastina, responsables de un estado cutáneo idóneo. Marta Arriola, responsable técnica de la compañía ABC Pharma, añade que “permiten una liberación de los activos constante y sostenida (hasta 48 horas por unidad).

Su mecanismo de penetración evita que pasen por los riñones y, en el caso de los compuestos por vía oral, la acidez estomacal, responsable de un descenso de su eficacia”. En cosmética, los parches faciales se presentan en velos de hidrogel y colágeno que se concentran en el contorno de ojos, las arrugas nasolabiales, los puntos negros de la nariz y las arruguitas del contorno de los labios. El tiempo de

acción es de entre 10 y 30 minutos. Entre todos se rifan los mejores principios antiedad como el retinol o el ácido hialurónico. Cuentan con una parte oclusiva y otra adhesiva en la que se encuentran los activos. “La ventaja de una mascarilla impregnada en velo (o parche) es que permite la penetración de ingredientes durante más tiempo, en relación a la mascarilla clásica en crema”, explica Antoine Le Galloudec, fundador de la marca Apot.Care.

Los parches con tecnología TTS (Transdermal Therapeutic System) incorporan principios activos que se van liberando lenta y progresivamente (de 8 a 48 horas) y atraviesan la piel para actuar exactamente donde se quiere. Su aplicación más destacada es la reducción de la celulitis y la grasa. En ese caso, contienen ingredientes lipolíticos, como la cafeína o el té verde, y drenantes, como el diente de león o el alga fucus. No es necesario ubicarlos físicamente en el foco del problema porque actúan a nivel global. El tratamiento completo dura unos dos meses.

Cuando la lotería cambia tu destino

pmt6gyi

Felicito de todo corazón a los agraciados con la lotería del Niño. La lotería ha cambiado su destino; de pobres a ricos, de paganos de la crisis a beneficiarios involuntarios de ella. Ellos serán -desafortunadamente- los primeros millonarios por azar desplumados por Hacienda. La decisión gubernamental de gravar con un veinte por ciento de mordida fiscal los premios mayores de 2500 euros es insignificante en términos recaudatorios y estúpida en términos simbólicos. Y es que los premiados socorren de inmediato a sus allegados en dificultades o hacen donaciones generosas a organizaciones como Caritas, que no dan abasto.

Privarlos del veinte por ciento de su premio es privarlos de capacidad para ejercer una forma de solidaridad directa e inapelable. En manos del Tesoro Público, en cambio, ese veinte por ciento desaparece en los infinitos recovecos del presupuesto. Lo mismo se paga con ese dinero el imprescindible sueldo de un médico que el vencimiento de los superfluos bonos patrióticos emitidos por la Generalitat. Nadie sabe dónde irá ese dinero, ni siquiera el ministro Montoro.

Que haya nuevos millonarios en España es una excelente noticia. Para salir de la crisis hace falta incrementar el número de ricos, no de pobres. Recortando sueldos públicos y aumentando impuestos sólo se consigue provocar más miedo al gasto, inducir una especie de complejo de menesterosidad entre los que aún mantienen cierto poder adquisitivo. Si quien puede no gasta, aumenta el número de parados, es decir, de los que no gastan porque no pueden. Las medidas de austeridad nos están conduciendo a la austeridad vital, una virtud clásica y respetable que, ejercida masivamente por la población, sólo incrementará nuestra ruina. Prescindir de lo innecesario, en realidad, supone prescindir de casi todo lo que ofrece la moderna sociedad de consumo y, consecuentemente, provocar su catástrofe.

Y es que el gasto superfluo es un poderoso motor de crecimiento económico, quizá el único motor de crecimiento en las sociedades posindustriales. Millones de puestos de trabajo en este país dependen de la prodigalidad en el gasto. Por supuesto, hay que gastar lo que se tiene, no lo que no se tiene. Dicho de otro modo: hay que gastar a débito, no a crédito. Hacen falta nuevos ricos… inteligentes.

Habría que abandonar, en fin, ciertos lugares comunes sobre los ricos. Más que amenazarlos con impuestos abrumadores o reprocharles su condición, habría que incitarlos al dispendio. Su dinero se convertiría en puestos de trabajo directos, en actividad económica y, por ende, en aumento de la recaudación fiscal. Muy diferente, en cambio, es el rico que dedica su dinero sólo a producir más dinero. El rico que gasta lo que tiene es un benefactor de la sociedad. El que acumula lo que tiene es, en cambio, un mezquino parásito. El primero merece nuestros elogios y el segundo nuestro desprecio.

Warren Buffet el hombre más rico del mundo

olfz0rf

Warren Buffet, el tercer hombre más rico del mundo, ha denunciado públicamente la injusticia fiscal que lo beneficia: sus grandes empresas pagan menos impuestos que sus trabajadores, menos de una tercera parte.

Los políticos de izquierda y de derecha han protegido a las grandes fortunas. Los millonarios se sienten mimados y amparados por los gobiernos de Europa y de USA. También algunos millonarios franceses, presididos por la archimillonaria dueña de L’ Oreal se han ofrecido a la dádiva de pagar un poquito más de impuestos, conmovidos por la miseria de las arcas públicas. Y ahora, cincuenta multimillonarios alemanes se han sumado a la denuncia: quieren pagar un poquito más de impuestos, aunque nunca tanto como sus pobres empleados.

En España, en cambio, no han abierto la boca, y el gobierno de Zapatero se permitió el lujo de exonerarlos del impuesto al patrimonio. Los socialistas siempre han sentido complejo de inferioridad ante las grandes empresas, como los niños que a toda costa quieren congraciarse con la tía rica. Y el PP ya vemos cómo se las trae: en Castilla-La Mancha, una Cospedal de mantilla «ahorra» quitándoles la paga extra a las viudas, mientras en Canarias, el PP, las ayudas a los dependientes.

En el 2010 las grandes fortunas y empresas españolas evadieron más de 40 mil millones de euros (más del 70% del fraude total), mientras perseguimos a unos parados si cobran un mes más el subsidio. Eso sí nos parece injusto.

Pero sin ir tan lejos, sin ir a las grandes fortunas y a las grandes empresas: ¿cuántos psicoanalistas, dentistas, médicos, abogados, contables, notarios, técnicos extienden factura por sus servicios? Muy pocos y si la pedimos, casi siempre «la enviarán» por correo… Nunca llega. Eso les permite declarar a Hacienda por el mínimo. A 100 euros la hora, calcule el lector lo que gana un psicoanalista, por ejemplo. Pero Hacienda investiga a los pensionistas y a los asalariados. No conozco un solo profesional que haya sido examinado por Hacienda. Es verdad que para controlar este enorme fraude fiscal serían necesarios más funcionarios… o una cultura de la responsabilidad social que no existe. En el país donde nació la literatura picaresca, es difícil inculcar esa conciencia.

Por lo menos podríamos aprovechar este súbito brote de generosidad de los multimillonarios, sin preguntarnos los motivos. ¿Temen otra toma de La Bastilla? Hay que hacerlo ahora, antes de que se arrepientan. Sarkozy ya lo hizo. Y si se hace en Francia, que es Europa, hasta mamá Alemania podría estar de acuerdo.

Préstamos sin nómina

Estamos inmersos en una economía de retroceso, con una crisis del país y, todavía, lo que queda por llegar, no queda más remedio que buscar nuevos sistemas para financiarse tanto para pedir un crédito personal como empresarial.

Ha sido el auge de los créditos rápidos sin nómina lo que está permitiendo la apertura de pequeños negocios, start-ups e incluso la reactivación del consumo en el caso de las personas particulares.

La pregunta que nos viene a la cabeza en este contexto es: ¿qué son exactamente los créditos rápidos? Pues son un tipo de financiación ofrecida por compañías privadas que supone una solución sencilla y rápida para conseguir dinero urgente y superar así cualquier imprevisto económico que se haya generado. Se basan en una gestión rápida, ágil y online, no hay intermediarios y el préstamo va directamente desde la entidad bancaria hasta el usuario.

Este tipo de créditos online están pensados para que cualquier persona particular física o empresa mediana o pequeña que también puede acceder a ella. Ofrecen un importe limitado, ya que ofrecen cantidades pequeñas de dinero (entre 50€ y 900€) para superar gastos inesperados pero ineludibles.

Cada vez que escuchamos la palabra crédito nos produce una reacción extraña de rechazo por las condiciones de financiación, la contratación y el papeleo que conlleva, todas estas trabas desaparecen en la contratación de créditos rápidos online, ya que no precisan de ningún tipo de papeleo, ni nóminas ni avales, y todo se realiza vía internet.

Las nuevas maneras de financiación particular y empresarial están en auge para reactivar la economía tanto a nivel nacional como a nivel mundial gracias a los préstamos sin nómina ni aval.

Es más, para conseguir el dinero sólo hay que rellenar un formulario, aportar un DNI y un número de cuenta donde te realizarán el ingreso.

Realmente los préstamos rápidos están ayudando a muchas familias y pequeñas empresas a superar los gastos del día a día.

Niñeras de lujo que cobran por su silencio

La hija mayor de Cari Lapique, Caritina Goyanes (34 años), vive junto a su marido, Antonio Matos, y su hijo Pedro en una zona residencial cercana a Nuevos Ministerios (Madrid), a la que acaban de mudarse. El edificio donde se ubica el piso está rodeado de árboles y casas bajas, una especie de oasis de paz en medio de la locura del centro. El imprevisto paraíso se lo pone fácil a quienes tienen que pasear con un carrito de bebé, ya que las aceras son anchas y no hay millones de peatones compitiendo por cada centímetro cuadrado. Uno de esos privilegiados paseadores de niños es Mercedes (46 años), a saber, la nanny que trabaja para Caritina Goyanes.

Es ella, la niñera, seguida de Tequila, un joven y enérgico sabueso de Baviera, quien abre la puerta de la casa familiar y al instante informa de que Caritina está terminando de vestir a Pedro, su hijo. “Saldrán ahora mismito”, apunta con un marcado acento ecuatoriano. Al parecer, ambos se están acicalando para la sesión de fotos. Algo que, por cierto, ya ha hecho Mercedes, que lleva su traje de faena de un blanco inmaculado y que incluso se ha pintado los labios y los ojos para la ocasión. Ella es la auténtica protagonista de esta historia, ya que cuida a Pedrito desde que nació, hace 18 meses. “Se instaló en casa un mes antes del parto”, explica Caritina cuando por fin coincidimos todos en su salón, donde aún se ven cajas por desembalar. “Así tuvimos tiempo para conocernos y hacernos la una a la otra”, puntualiza.

La verdad es que Mercedes no recuerda en nada a esas otras niñeras, como Anabel Urquijo, la que trabajó para Bisbal y Elena Tablada y saltó a las pantallas televisivas en lo más árido del pasado verano para airear supuestas intimidades de la pareja. Es difícil fantasear con Mercedes prendiendo fuego a los platós de Telecinco, como hizo la Urquijo cuando acusó a la Tablada de haberle sido infiel a Bisbal. O imaginarla tumbada en un sofá y fumando como un carretero mientras Pedrito corretea a su alrededor, como se acusó de hacer a la baby-sitter del cantante. En su momento, la pregunta inevitable respecto a Anabel Urquijo era: ¿quién y cómo la había contratado de niñera?

Resultó que era la pareja del dueño de un restaurante al que Bisbal solía ir a comer y con quien se llevaba estupendamente. Una forma, a la vista de los resultados, un tanto arriesgada de elegir personal. Sin más.

Uno esperaría que los famosos se esforzaran un poco más en la búsqueda de la baby-sitter de sus también célebres hijos. Como Angelina Jolie y Brad Pitt, que hace poco trataban de dar con una a medio camino entre el hada de Cenicienta y Einstein para cuidar a sus seis hijos. En concreto, decían necesitar a una licenciada universitaria que fuese políglota y tuviese disponibilidad para viajar. Por supuesto, el respeto a la privacidad de la familia era un requisito inexcusable. El sueldo a percibir por sus servicios y por su exquisita preparación ascendía a 150.000 dólares (109.000 euros) al año.

Sin llegar a este extremo -ni al contrario, el ilustrado por el caso de Elena Tablada y Bisbal-: ¿cómo buscan niñera los famosos? ¿Se guían por las referencias de los amigos o acuden a agencias especializadas? Porque si a una madre anónima le preocupa dejar en manos de un extraño a su retoño, en el caso de un personaje público la preocupación es doble, por el miedo a las fugas de información relacionadas con historias demasiado íntimas, como aquella en la que se vio envuelta Ana Obregón hace más de 20 años. La niñera de su hijo, Cristina de la Vera, acudió a La Máquina de la Verdad para desvelar sus intimidades con Alessandro Lequio, que incluían el maltrato. La actriz logró que el programa fuese secuestrado por un juez.

Hasta la mismísima Isabel Preysler fue víctima de una de sus niñeras cuando ésta se dedicó a contar que tenía… ¡juanetes! Ante semejante afirmación, una muy ofendida Preysler la llevó ante los tribunales y ganó. Pero no del todo satisfecha con la sentencia, se dedicó a lucir sandalias durante una buena temporada a fin de demostrar que las acusaciones eran falsas.

La hija mayor de Cari Lapique no parece vivir angustiada porque su empleada se vaya de la lengua. Ella dio con Mercedes por la fórmula más vieja del mundo, el boca a oreja: “Su hermana trabajaba en casa de una amiga de mi suegra, nos dijo que Mercedes acababa de llegar a Madrid y que era de total confianza”. Y, hasta el momento, Caritina no tiene queja. “Es muy discreta. En mi casa, como en la de cualquier familia, se pueden oír broncas. No somos excepcionales. Pero ella nunca le ha comentado nada a nadie”. Y reconfirma: “Confío en ella al cien por cien”.

Mercedes tampoco parece ver nada excepcional en su jefa. Que aparezca en los medios es algo normal y con poca relevancia en su día a día. Nunca la ha perseguido un paparazzi mientras llevaba a Pedrito “a la guarde”. “Sé mantenerme en mi sitio”, aclara, por si había quedado alguna duda. Y por mucho que la frase tenga algo de inquietante, cierto que cada una tiene su espacio y tiempo en el cuidado del niño. “Pedrito es agotador”, afirma Caritina. Constatamos que, efectivamente, no se está quieto ni un segundo. Desde que apareció dando saltos por el salón no ha dejado de subirse y bajarse del sillón ni de chinchar a la perra, a la que, en cuanto puede, da tirones de oreja y de rabo. El animal ya ni se inmuta. Un auténtico santo.

Si Pedrito llora, es Caritina quien se levanta por las noches, pero las mañanas son para Mercedes, Memé, como la llama el niño cuando se despierta. Qué sería de Caritina (quien, por cierto, prefiere no desvelar lo que cobra su empleada) sin Mercedes, en esas jornadas que se alargan y alargan mientras ella lleva el timón de Sixsensco, su empresa de catering…

Caritina no suelta prenda y nosotros seguimos con la duda: ¿será cierto que los famosos pagan más para que se respete su privacidad o por contar con una licenciada en Harvard en su casa? Sin llegar al sueldo desorbitado de la superniñera de los Pitt, ¿existiría un equivalente patrio? No es fácil encontrar respuestas. Por mucho que preguntamos, parece que hay un pacto de silencio entre las agencias y su clientela más célebre.

Belén Pascual, directora de The Homemaid, empresa dedicada a buscar personal para el hogar, es una excepción. Aunque, evidentemente, se niega a dar nombres. Entre sus clientes se cuenta un gran número de famosos y gente de posibles, como vecinos de La Finca, una de las urbanizaciones más exclusivas de Madrid. Ella lo tiene claro: “En general, huyo de los famosos. La experiencia me dice que son los que menos dinero ofrecen y los que exigen más. No buscan a una niñera, sino a un asistente personal que se ocupe de todo. Y, además, prefieren a las chicas filipinas porque, por el mismo precio, también hablan inglés”.

Cobre de quien cobre, lo cierto es que una baby-sitter no suele recibir un sueldo espectacular. “Mi cliente más generoso, que tiene tres hijos y uno de ellos con parálisis cerebral, paga 1.600 euros al mes más la seguridad social. La empleada se encarga, además, de las tareas de la casa y está formándose para ayudar a mejorar al niño con parálisis”, especifica la directora de The Homemaid.

Lo que llega a pedir el famoso de turno puede ser escandaloso. Jennifer Lopez exigía a la cuidadora de sus gemelos que trabajara 16 horas al día siete días a la semana para poder cumplir con sus compromisos… Ciertos casos sobrepasan los límites del sentido común (y algunos, los del buen gusto). Belén Pascual recuerda con horror las exigencias de la mujer de un torero: “Quería que la empleada hablara inglés, que le diera cobertura con los niños, que hiciese las maletas si salían de viaje y, encima, se quejaba porque no las subía al tren…”.

¿Vivirá con semejante estrés la niñera de Leonor y Sofía, las hijas del Príncipe Felipe y Letizia? Se sabe que Doña Letizia pidió consejo a Rocío Ramos-Paul, la supernnany de Cuatro, en un acto en el que coincidieron. Trascendió que la princesa de Asturias le preguntó si era bueno no dar a sus hijas chucherías los días de colegio para ofrecérselas los fines de semana o en los cumpleaños. Se dice que Ramos-Paul le aconsejó que se relajase… Aunque para relax, el de Victoria Eugenia de Battenberg que, según cuenta la periodista y escritora Pilar Eyre, lo hizo tanto que “Alfonso XIII le fue infiel con Beatrice Noon, que cuidaba de Alfonsito, el hijo mayor. Con ella, además, tuvo un hija”.

Entre la burguesía madrileña se ha puesto muy de moda contratar los servicios de una salus, como se llama al personal que ofrece, entre otras, la empresa Salus Madrid. Se trata de enfermeras con experiencia en hospitales que acuden a las casas, sobre todo a ayudar durante la noche, cuando la madre acaba de dar a luz. “Entre nuestros clientes tenemos a muchas mujeres de jugadores de fútbol, que saben que una salus les va a garantizar que su hijo tenga el mejor cuidado”, explica Carlos G. Pertusa, responsable de comunicación de la empresa.

No en vano, sus cualidades son “saber velar por la seguridad del niño, ya que son conscientes de los riesgos; tener conocimientos para solucionar los problemas y ayudar a la madre con las pautas de horarios, comidas y baño del bebé”, prosigue Pertusa. Las salus son un lujo (algunas pueden llegar a cobrar hasta 4.000 euros al mes, con jornadas de trabajo que pueden empezar a las 19 h. y finalizar a las 9 de la mañana) tan necesario para según quién que incluso las suegras se las regalan a sus nueras cuando éstas dan a luz. Y, aunque sus servicios están pensados para los primeros meses, algunos padres optan por contratarlas como niñeras durante periodos más largos.

La agencia madrileña En brazos también ofrece personal cualificado. Como explica su directora, Raquel Huéscar, “nuestras niñeras están formadas en Educación Infantil, Enfermería, Psicopedagogía, Psicología o son técnicas o auxiliares en Jardín de Infancia. Otra cosa que tenemos en cuenta es que tengan conocimientos en primeros auxilios o prevención de accidentes”. Sus sueldos por una jornada de ocho horas no suelen superar los 1.000 euros al mes.

Otra agencia que, en ocasiones, atiende a famosos es House&Kids. “Cuando trabajamos con ellos incluimos un anexo al contrato que incluye una cláusula de confidencialidad que el propio cliente redacta”, explica Ariadne Lang, su directora. Las exigencias normalmente no suponen ningún problema, aunque Lang reconoce que, puntualmente, les han obligado a rechazar al cliente: “Las expectativas eran imposibles de cumplir, hay quien pretende que una persona esté disponible 24 horas al día y nosotros luchamos para que nuestra gente tenga unas condiciones laborales adecuadas”. Las externas de House&Kids, con jornadas de ocho horas, tienen un sueldo de 750 euros mensuales más seguridad social y el salario mínimo para una interna, que incluye alojamiento y manutención, es de 800 euros al mes.

Para no meter la pata, Raquel Revuelta, Miss España 1989 y directora de una empresa dedicada a la moda, optó por una agencia que la ayudara a dar con la cuidadora perfecta para sus tres hijos. “La entrevisté y me dejé guiar por la intuición. No me equivoqué, se convirtió en un miembro más de la familia”, asegura. Charo ha estado cinco años con ellos y acaba de volver a su país, Perú. ¿Logrará Bilma, la nueva, estar a la altura de su predecesora? La exmiss no lo pone en duda porque, explica, “siempre me he preocupado mucho a la hora de seleccionar a la persona adecuada, nunca he fallado”.

Charo empezó a cuidar de los hijos de Revuelta cuando tenían 5, 8 y 12 años. No era psicóloga ni experta en enfermería, pero sí tenía una buena formación, un factor fundamental para la presentadora: “Estudiaba Administración de Empresas en su país, estaba bien preparada. Y compartía los valores que yo quería transmitir a mis hijos: que fuesen buenas personas, trabajadoras y honestas. Además, les inculcaba disciplina”.

Si a Charo se la considera un “miembro más” de la familia, otras han llegado a ocupar el lugar de la señora de la casa, como la niñera del hijo mayor de Robin Williams, que sedujo al actor, se casó con él (el matrimonio duró 20 años) y le dio dos hijos. Lo que no sabemos es si para cuidarlos contrató o no a una baby-sitter. Ya se sabe: a veces las carga el diablo…

Tyrannosaurus Rex el dinosaurio más popular y terrorífico

Imaginemos por un momento que nos ofrecieran viajar en el tiempo. ¿Quién se resistiría a retroceder 65 millones de años para contemplar a dinosaurios de dimensiones gigantescas campando a sus anchas por la superficie terrestre? Pues una experiencia similar es la que ofrece el espectáculo Walking With Dinosaurs. The Live Experience, que esta noche llega al Palacio de los Deportes, donde permanecerá hasta el domingo 2 de mayo.

Basado en la prestigiosa serie de la BBC del mismo título, el montaje pretende acercar al espectador de la forma más realista posible a los periodos Triásico, Jurásico y Cretácico en que los dinosaurios dominaron la Tierra. Para ello presenta, a lo largo de sus 96 minutos de duración, a 10 especies diferentes de estos colosales animales prehistóricos, entre los que se encuentran el Tyrannosaurus Rex, terror en los territorios de la antigüedad, el Plateosaurus, el Liliensternus, el Stegosaurus, el Allosaurus, el Torosaurus y el Utahraptor. El mayor de todos ellos, el Brachiosaurus, tiene casi 11 metros de altura, y 17 metros del hocico a la cola.

Walking With Dinosaurs está estructurado en dos actos. En el primero, las descomunales criaturas desfilan por el escenario rugiendo y moviéndose, a medida que las va presentando y describiendo Huxley, el paleontólogo-narrador que guía al público, ataviado con un apropiado atuendo de safari. En la segunda parte, se desata la interacción entre los distintos bichos, llegando al punto de tensión extrema con un espectacular enfrentamiento en el que una mamá T-Rex defiende a su cría de los depredadores.

Además de esa interacción entre las bestias con un realismo de categoría cinemática, que es uno de sus grandes atractivos, el espectáculo contextualiza a los dinosaurios en la larga época histórica (más de 200 millones de años) que les tocó vivir. Así, por ejemplo, se explica visualmente cómo los dinosaurios carnívoros evolucionaron hasta caminar sobre dos patas y cómo los herbívoros lograban esquivar a sus depredadores más ágiles. Y, cómo no, se liga su evolución a los cambios climáticos y tectónicos que tuvieron lugar en el planeta y que llevaron a la desaparición de muchas especies.

Una trama teatral que se desarrolla con la escisión de los continentes, y con la transición del desierto árido del período Triásico hasta las verdes praderas del Jurásico Superior. Se forman los océanos, los volcanes entran en erupción y algunos bosques se incendian. Todo va conduciendo al espectador hasta el momento del impacto del enorme cometa que alcanzó la tierra y provocó la extinción de los dinosaurios, junto al 50% de los géneros biológicos existentes, hace 65 millones de años.

Una aventura tan fascinante como realista que ya ha cautivado a más de cuatro millones de personas en todo el mundo y que ahora recala en Madrid para dejar claro que los dinosaurios fueron mucho más que un taquillazo de Steven Spielberg.

Aparte de en la homónima serie de la BBC, el germen de Walking With Dinosaurs hay que buscarlo en Australia.

Para elaborar la mastodóntica producción del montaje se reunió en un hangar de la zona portuaria de Melbourne un equipo de 50 personas, que trabajó durante todo un año en la materialización del proyecto.

En ese taller, con dimensiones capaces de albergar un Boeing 747, desarrollaron sus capacidades: ingenieros, constructores, recreadores de piel, artistas, pintores y expertos en animatrónica, con el objetivo de dar vida a los dinosaurios protagonistas.

El Brachiosaurus, el mayor de ellos, tiene casi 11 metros de altura, y 17 metros del hocico a la cola.

El espectáculo, que se estrenó en enero de 2007 en Sydney, está dirigido por Scott Faris, un veterano nombre de Broadway, que ha participado en títulos como Grease o Sweet Charity.

Sonny Tilders se ha encargado del diseño y construcción de las criaturas; el decorado y el diseño de las imágenes proyectadas nos llega de manos de Peter England; las luces del espectáculo llevan la firma de John Rayment, James Brett se ha encargado de la composición musical y Warner Brown ha escrito el guión.

Tilders, el diseñador de los bichos, que ya trabajó en Star Wars y Las crónicas de Narnia, ha explicado el funcionamiento de sus mecanismos: «Para que estas criaturas parezcan de carne y hueso y pesen 6, 8 o incluso 20 toneladas, utilizamos un sistema llamado ‘bolsas de músculos’, que está hecho a base de un tejido de malla elástica relleno con bolas de polietireno, éstas se contraen y se estiran en puntos móviles del cuerpo, igual que los músculos, la grasa y la piel en las criaturas de verdad».

Animales. Veinte dinosaurios de 10 especies diferentes pueden verse a lo largo de los 96 minutos de espectáculo.

Narrador. La acción está narrada por un entusiasta paleontólogo llamado Huxley.

BBC. El proyecto ha sido asesorado por Tim Haynes, creador y productor de la serie original de la BBC.

Premios. El montaje ha ganado un premio THEA, que reconocen la excelencia en la creación de un proyecto que aúna aspectos educativos, históricos y de entretenimiento. También ha obtenido un premio Billboard y un premio Pollstar.

Éxito. Más de cuatro millones y medio de espectadores han visto Walking With Dinosaurs en todo el mundo.

Reconocimientos. La serie televisiva en que está basado el espectáculo ha sido galardonada con seis premios Emmy y tres BAFTA.

Dos actos. El show está dividido en dos actos. En el primero se presenta a cada una de las 10 especies y en el segundo los animales interactúan entre ellos.

La estrella. El Tyrannosaurus Rex es el más conocido y el más terrorífico.