Se convoca al diablo en un club de alterne

El crimen de Polop y la posible implicación del actual alcalde, Juan Cano, detenido ayer, puede haber asestado un tiro en la nuca de la política municipal. De la alicantina, por supuesto, porque los niveles delicuenciales de esta provincia comienzan a parecer los de Tombstone antes de la llegada de los Earp. Pero de la noción general de municipalidad también, porque las noticias que van surgiendo sobre la muerte de Alejandro Ponsoda llevan hasta el extremo la náusea de pensar que todos los políticos se lucran cuando llegan al poder. Y que por eso puede ser uno capaz de hasta de matar para conseguirlo. Después de todo, los humanos, vistos desde la noria del Prater de Viena, no somos más que hormigas, como decía Harry Lime.

No debemos confundirnos. Si lo ocurrido en Polop es lo que parece -haya intereses urbanísticos o ansias de poder por medio-, se trata de un suceso afortunadamente aislado. En Fago había dos personas que gritaban por la calle, casi al oído de sus vecinos, que uno de los dos sobraba en aquel pueblo. En el municipio de la Marina Baixa se ha sublimado una ira desmedida que ha germinado en un cruce de caminos torcidos donde se juntaron varias personas descerebradas en el momento más inoportuno. La política no es esto. Una decisión no puede llevar a la muerte de un alcalde, porque en ese caso habríamos perdido toda esperanza.

Una vez que se tiene claro que la conspiración del Mesalina -el club de alterne en que supuestamente se convocó al Diablo para que se llevara el alma agujereada a balazos de Ponsoda- es un hecho insólito (disculpen que insista), sí es cierto que toda la sociedad debe llegar a una pronta y profunda reflexión. En algún cajón de un pasado cada vez más lejano hemos dejado los límites de nuestra tolerancia con la picaresca española. Hemos dejado que el Lazarillo crezca demasiado y nos conformamos con constatar que todo el mundo mete la mano en el cazo. El mercadeo de suelo público se contesta con un simple encogimiento de hombros. Y sólo se lanzan preguntas a quien no tiene dinero. Esto hay que frenarlo. Tenemos que escandalizarnos con lo de Polop para que éste sea un país en el que la corrupción de todo pelaje vuelva a estar mal vista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s