Metallica es el relevo generacional de ACDC

Por segundo año en su historia, el festival «Monsters of Rock» llegó a España y, por segunda vez, con un cartel bastante mermado en estrellas respecto a su homólogo británico de agosto. Por eso bien podría decirse que fueron Metallica y AC/DC, y no otros, los que convocaron a las cerca de 45.000 personas que se congregaron en el Estadio Olímpico de Montjuich, porque cuando los catalanes Legion hicieron su aparición en el macroescenario del concierto apenas una tercera parte del público había entrado en el recinto. A pesar de ello los abanderados del «thrash metal» en nuestro país no se desanimaron y comenzaron una actuación breve pero intensa que en media hora recorrió lo mejor de su repertorio.

Los siguientes fueron Tesla, el más interesante a priori de los monstruos, considerando sus recientes números uno en USA y la especial atención que les ha dedicado la prensa de su país. Pero Tesla se quedó en «lo que pudo haber sido» porque entre el mal sonido, que no les abandonó prácticamente en ninguno de los 45 minutos de su actuación, y el rechazo de un sector del público no pudieron hacer más que demostrar que son unos excelentes profesionales. Su show, basado en la presentación de su nuevo LP Psichotic y Supper, convenció sólo a ratos, coincidiendo con sus temas más conocidos, pero a cambio dejaron claro su dominio de las tablas.

Pero todo quedó olvidado cuando Metallica salió a escena. La conexión entre artista y público fue instantánea y lo que vino a partir de entonces no hizo sino prolongar una línea ascendente en el concierto que a los 45 minutos había conseguido dejar KO a los asistentes con una sobredosis de velocidad, distorsión, potencia y precisión técnica difícilmente igualable. Clásicos de la banda y temas nuevos se alternaron en rápida sucesión para acabar en un emocionante bis donde homenajearon a AC/DC en un medley final que los consagró, visto el festival en su conjunto, como los grandes triunfadores de la noche derrotando a unos AC/DC que comienzan a vivir de las rentas y que tanto por el aparatoso montaje de su show como por su repertorio de himnos roqueros dan la impresión de querer tapar una decadencia dorada a la manera de unos Rolling Stones del «hard rock». En definitiva, relevo generacional y un buen espectáculo ante un público que disfrutó cada minuto de unos monstruos dignos de su nombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s