Parches que eliminan la celulitis

Eficacia visible y resultados inmediatos son conceptos cada vez más presentes en el argumentario de la cosmética de última generación. Y es que el auge de la medicina estética con sus potentes resultados, rápidos y naturales, está exigiendo, sin proponérselo, el máximo rendimiento a los productos de uso doméstico, que responden con nuevas vías para alcanzar el corazón mismo de la piel.

Un ejemplo de esta evolución son los parches, “cuya tecnología se utiliza desde hace tiempo en medicina para la administración precisa de fármacos, cuando se busca que atraviesen la dermis y lleguen al torrente sanguíneo”, explica Cristina García Millán, dermatóloga del Grupo Pedro Jaén.

Cuando la piel se cubre con un parche, se produce un efecto invernadero que evita la evaporación de la humedad natural, de manera que los principios activos en contacto con ella son absorbidos de manera directa y eficaz hasta la dermis, donde se encuentran el colágeno y la elastina, responsables de un estado cutáneo idóneo. Marta Arriola, responsable técnica de la compañía ABC Pharma, añade que “permiten una liberación de los activos constante y sostenida (hasta 48 horas por unidad).

Su mecanismo de penetración evita que pasen por los riñones y, en el caso de los compuestos por vía oral, la acidez estomacal, responsable de un descenso de su eficacia”. En cosmética, los parches faciales se presentan en velos de hidrogel y colágeno que se concentran en el contorno de ojos, las arrugas nasolabiales, los puntos negros de la nariz y las arruguitas del contorno de los labios. El tiempo de

acción es de entre 10 y 30 minutos. Entre todos se rifan los mejores principios antiedad como el retinol o el ácido hialurónico. Cuentan con una parte oclusiva y otra adhesiva en la que se encuentran los activos. “La ventaja de una mascarilla impregnada en velo (o parche) es que permite la penetración de ingredientes durante más tiempo, en relación a la mascarilla clásica en crema”, explica Antoine Le Galloudec, fundador de la marca Apot.Care.

Los parches con tecnología TTS (Transdermal Therapeutic System) incorporan principios activos que se van liberando lenta y progresivamente (de 8 a 48 horas) y atraviesan la piel para actuar exactamente donde se quiere. Su aplicación más destacada es la reducción de la celulitis y la grasa. En ese caso, contienen ingredientes lipolíticos, como la cafeína o el té verde, y drenantes, como el diente de león o el alga fucus. No es necesario ubicarlos físicamente en el foco del problema porque actúan a nivel global. El tratamiento completo dura unos dos meses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s