Tyrannosaurus Rex el dinosaurio más popular y terrorífico

Imaginemos por un momento que nos ofrecieran viajar en el tiempo. ¿Quién se resistiría a retroceder 65 millones de años para contemplar a dinosaurios de dimensiones gigantescas campando a sus anchas por la superficie terrestre? Pues una experiencia similar es la que ofrece el espectáculo Walking With Dinosaurs. The Live Experience, que esta noche llega al Palacio de los Deportes, donde permanecerá hasta el domingo 2 de mayo.

Basado en la prestigiosa serie de la BBC del mismo título, el montaje pretende acercar al espectador de la forma más realista posible a los periodos Triásico, Jurásico y Cretácico en que los dinosaurios dominaron la Tierra. Para ello presenta, a lo largo de sus 96 minutos de duración, a 10 especies diferentes de estos colosales animales prehistóricos, entre los que se encuentran el Tyrannosaurus Rex, terror en los territorios de la antigüedad, el Plateosaurus, el Liliensternus, el Stegosaurus, el Allosaurus, el Torosaurus y el Utahraptor. El mayor de todos ellos, el Brachiosaurus, tiene casi 11 metros de altura, y 17 metros del hocico a la cola.

Walking With Dinosaurs está estructurado en dos actos. En el primero, las descomunales criaturas desfilan por el escenario rugiendo y moviéndose, a medida que las va presentando y describiendo Huxley, el paleontólogo-narrador que guía al público, ataviado con un apropiado atuendo de safari. En la segunda parte, se desata la interacción entre los distintos bichos, llegando al punto de tensión extrema con un espectacular enfrentamiento en el que una mamá T-Rex defiende a su cría de los depredadores.

Además de esa interacción entre las bestias con un realismo de categoría cinemática, que es uno de sus grandes atractivos, el espectáculo contextualiza a los dinosaurios en la larga época histórica (más de 200 millones de años) que les tocó vivir. Así, por ejemplo, se explica visualmente cómo los dinosaurios carnívoros evolucionaron hasta caminar sobre dos patas y cómo los herbívoros lograban esquivar a sus depredadores más ágiles. Y, cómo no, se liga su evolución a los cambios climáticos y tectónicos que tuvieron lugar en el planeta y que llevaron a la desaparición de muchas especies.

Una trama teatral que se desarrolla con la escisión de los continentes, y con la transición del desierto árido del período Triásico hasta las verdes praderas del Jurásico Superior. Se forman los océanos, los volcanes entran en erupción y algunos bosques se incendian. Todo va conduciendo al espectador hasta el momento del impacto del enorme cometa que alcanzó la tierra y provocó la extinción de los dinosaurios, junto al 50% de los géneros biológicos existentes, hace 65 millones de años.

Una aventura tan fascinante como realista que ya ha cautivado a más de cuatro millones de personas en todo el mundo y que ahora recala en Madrid para dejar claro que los dinosaurios fueron mucho más que un taquillazo de Steven Spielberg.

Aparte de en la homónima serie de la BBC, el germen de Walking With Dinosaurs hay que buscarlo en Australia.

Para elaborar la mastodóntica producción del montaje se reunió en un hangar de la zona portuaria de Melbourne un equipo de 50 personas, que trabajó durante todo un año en la materialización del proyecto.

En ese taller, con dimensiones capaces de albergar un Boeing 747, desarrollaron sus capacidades: ingenieros, constructores, recreadores de piel, artistas, pintores y expertos en animatrónica, con el objetivo de dar vida a los dinosaurios protagonistas.

El Brachiosaurus, el mayor de ellos, tiene casi 11 metros de altura, y 17 metros del hocico a la cola.

El espectáculo, que se estrenó en enero de 2007 en Sydney, está dirigido por Scott Faris, un veterano nombre de Broadway, que ha participado en títulos como Grease o Sweet Charity.

Sonny Tilders se ha encargado del diseño y construcción de las criaturas; el decorado y el diseño de las imágenes proyectadas nos llega de manos de Peter England; las luces del espectáculo llevan la firma de John Rayment, James Brett se ha encargado de la composición musical y Warner Brown ha escrito el guión.

Tilders, el diseñador de los bichos, que ya trabajó en Star Wars y Las crónicas de Narnia, ha explicado el funcionamiento de sus mecanismos: «Para que estas criaturas parezcan de carne y hueso y pesen 6, 8 o incluso 20 toneladas, utilizamos un sistema llamado ‘bolsas de músculos’, que está hecho a base de un tejido de malla elástica relleno con bolas de polietireno, éstas se contraen y se estiran en puntos móviles del cuerpo, igual que los músculos, la grasa y la piel en las criaturas de verdad».

Animales. Veinte dinosaurios de 10 especies diferentes pueden verse a lo largo de los 96 minutos de espectáculo.

Narrador. La acción está narrada por un entusiasta paleontólogo llamado Huxley.

BBC. El proyecto ha sido asesorado por Tim Haynes, creador y productor de la serie original de la BBC.

Premios. El montaje ha ganado un premio THEA, que reconocen la excelencia en la creación de un proyecto que aúna aspectos educativos, históricos y de entretenimiento. También ha obtenido un premio Billboard y un premio Pollstar.

Éxito. Más de cuatro millones y medio de espectadores han visto Walking With Dinosaurs en todo el mundo.

Reconocimientos. La serie televisiva en que está basado el espectáculo ha sido galardonada con seis premios Emmy y tres BAFTA.

Dos actos. El show está dividido en dos actos. En el primero se presenta a cada una de las 10 especies y en el segundo los animales interactúan entre ellos.

La estrella. El Tyrannosaurus Rex es el más conocido y el más terrorífico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s